Lugares de Bolivia

Maquinaria de Acuñación en Potosí

Don Armando nos guía seguidamente a las máquinas de acuñación de monedas. Estas fueron importadas —nos explica— desde Filadelfia, Estados Unidos, durante la presidencia de Mariano Melgarejo.

Desde el año 1860 hasta 1909 funcionaron sin cesar. Hoy día son unas piezas más de la colección del museo de la Casa de la Moneda.

Cuando estuvieron instaladas, lo primero que mandó acuñar Melgarejo fueron las monedas con su efigie y la de su secretario.

 

La cúpula de los hornos de fundición

La acuñación de monedas implicaba muchas cosas, aparte de las maquinarias de laminación y acuñación. De manera que ahora vamos a ver los hornos donde se fundía y preparaba el metal para las monedas.

Estos hornos presentan unas cúpulas que nos dan idea de la gran arquitectura y minuciosidad desplegada por los constructores españoles.

La forma que presentan las cúpulas de los hornos se debe a motivos técnicos —basados en el clima frío, el humo que despedía el proceso y el ambiente que debían tener— y no a motivos ornamentales, aunque a nuestra vista resaltan como tales.

 

Los sellos

Y aquí está la sala de los sellos o tipos, imprescindibles para la acuñación de las monedas.

Don Armando nos enseña la inmensa colección de sellos que fueron utilizados para la acuñación de todas las monedas que se emitieron hasta el año 1909.

Al principio, se los utilizaba a mano, cuando todavía no habían llegado las máquinas a vapor para la acuñación; por esta razón las primeras monedas emitidas fueron deformes.




Relacionados

Alrededor del año 1679 se concluyó este coro de madera para la iglesia de San Francisco de Sucre; su contratista, Juan Jiménez de Villarroel (español), contando con la ayuda de oficiales y nativos, llevó a cabo, con éxito, su construcción. Leer más


Cerámica de Riberalta

El Museo Nacional de Arqueología también contiene una serie de piezas traídas de toda la República que nos hablan de las culturas preincaica y prehispana. Leer más


En los años 60, lo bello de la expresión del folklore boliviano siempre incitaba a la interpretación por cada boliviano que lo sabía apreciar. Un conjunto  de los pocos que tenían el verdadero gusto de la interpretación eran Las Rumi Sonkos. Leer más


Sucre, la ciudad conocida como la «Ciudad Blanca» o como la de los «Cuatro Nombres», tiene los rasgos inconfundibles de una ciudad colonial. Leer más


El poema y la belleza del folklore boliviano son interpretados por el canto de hábiles compositores y organizaciones de conjuntos, como en el caso del consagrado artista don Mauro Núñez, Leer más


Recolectando la Castaña

Una vez al año, los gigantescos árboles de castaña dan sus frutos. En los meses de noviembre y diciembre, cuando maduran las castañas, los cocos se desprenden de sus ramas y caen de alturas de más de 35 metros. Leer más


Nilo Soruco folklorista

La música folklórica tarijeña, que es muy singular, es excelentemente interpretada por su máximo compositor, don Nilo Soruco. Leer más


Tallas en Madera hechas por Gui­llermo Arias Tapia

El buril o las gubias son hábilmente manipulados por el tallador que va formando en la madera mará, el nogal o el cedro, Leer más